sábado, noviembre 12, 2005

EGO

Quien motiva las canciones
dibujando obsesiones
en mi pecho, soy yo mismo.
El que usa el onanismo
como método de injuria
al fracaso, a la lujuria,
al olvido y su sadismo.

El que irrita mis cimientos,
el que sabe cuando miento
en los versos, cuando escribo.
El que pierde los estribos
al calor de unas faldas
y se pasa noches largas
inventando otros vestidos.

También soy quien aparece
en mi cama, si amanece
otro día en la ventana.
Y aunque el día de mañana
alguien duerma a mi lado
solo yo y mis pecados
viajaran con la guadaña.

Soy mi Dios, mi fe, mi guía,
puedo dar y quitar vida
o morir en el intento.
Pero cuando sopla el viento
del amor, en mis costillas,
solo en mis pesadillas
puedo controlar mi tiempo.

4 comentarios:

Delirante_O dijo...

Que razón tienes Querido Selenita... al final, cada uno consigo mismo y su propio mecanismo.

Y que recuerdos ofrece la palma de esa mano... épocas de 1001fotos y Domingos de sandwich mixto con tortilla tras noches sin nombre ni sentido.

Besos desde mi Pequeño Gran Mundo.

El Selenita dijo...

Mi queridisima Delirante, ya hace un año, verdad??

Y cuanto me alegro carajo.

mOe:) dijo...

Uyuyuy...esto está lleno de todo :)
Yo es que tengo al ego a régimen...

Ultraísta Deporsí dijo...

Pues pase sin llamar al banquete del Señor...

Por favor no se atragante...

Ni se lleve los ceniceros, que andamos escasos.

¡Felicidades a los del aniversario! Que os peguéis muchas conchas y eso.