viernes, agosto 19, 2005

A menudo

A menudo nos da por creer que todo se nos vuelve en contra, que algo o alguien conspira contra nosotros y no hace más que ponernos piernas, haciéndonos la zancadilla, insultando a nuestra sosegada alegría o aniquilando nuestras sonrisas. Algo o alguien que nos despierta en mitad de la madrugada, en forma de gota de sudor que nos araña la sien, para despertarnos y que se nos haga imposible volvernos a dormir, repitiendo una y otra vez preguntas que creemos sin respuestas. Algo o alguien que nos relaja los ojos, nos atonta la mirada, nos contradice cada ilusión.

A menudo nos da por creer que ese algo o alguien está fuera. En la calle, esperando que nos despistemos con cualquier cosa, para asaltarnos al doblar la esquina, malgastando esas ilusiones. Con una brocha en una mano y en la otra un cubo de pintura gris para colorear cada calle por donde pasamos, cada flor que vemos, cada canción que oímos, cada mirada que nos busca.

A menudo pensamos que es algo o alguien.
Ojalá supiésemos que ese algo o alguien está única y exclusivamente dentro de nosotros, escondido, y a modo de despiste susurrándonos al oído que el enemigo está fuera, que le busquemos y le aniquilemos. Que las respuestas están fuera, que las busques. Y solo conseguimos desesperarnos buscando algo, que siempre ha estado dentro de nosotros mismos.

2 comentarios:

walking around dijo...

Bueno, ciertamente hay una coincidencia. Tengo un poema que habla precisamente del enemigo interior. Así es que me reafirmo: la coincidencia de pensamientos y emociones en el ser humano es normal, sólo puede variar la forma de plasmar. Me encanta el texto...

El Selenita dijo...

Jejejejeje, mas coincidendias. La verdad es que no se si se debe a esta doble personalidad que arrastro desde hace años. Gonzalo por un lado y por el otro El selenita. Quien sabe si en realidad son excusas o que. Pero esta claro. Nosotros somos nuestro mejor aliado y nuestro peor enemigo.
Besos